Digiriendo 2 diagnósticos

Digiriendo 2 diagnósticos

Digiriendo 2 diagnósticos

A principios de año mis dos hijos fueron diagnosticados con Autismo.

Me sentía devastada, sola y confundida. Creo que lo más difícil para mí fue poder reunir información útil. Cuando diagnostican a tus hijos con Autismo te das cuenta que no sabes absolutamente nada del tema. Yo nunca antes había hablado del autismo en mi vida ni estaba muy segura de que significaba la palabra.

Ante esta situación lo único que nos quedaba a mi marido y a mí era pasar por el luto rápidamente y entrar en la fase de aceptación lo más pronto posible. Para los que no lo saben, en el autismo el tiempo es oro. Como padre no puedes permitirte el lujo de estar en duelo y triste sin reaccionar… Los primeros 6 años de la vida de un niño con autismo son clave para alimentarle de toda la información y herramientas necesarias para que tenga el mejor pronóstico posible.

Al mismo tiempo, como padre debes sumergirte a un mundo nuevo. Un estilo de paternidad diferente al convencional donde debes interiorizar todas las oportunidades que existen en el día a día para sacarles provecho y usarlas a tu favor para ayudar a tu hijo a comunicarse e interactuar contigo. Me atrevería a decir que es casi como desarrollar un 6º sentido. Estar en permanente alerta de esas pequeñas oportunidades durante el día para darle la vuelta y utilizarlas para enseñarle algo a tu hijo; esto es clave.

Ya habíamos estado viviendo con esto solo que no le habíamos puesto nombre. Para nosotros, esta es la única manera de paternidad que conocemos. Recibir el diagnostico nos cambió la vida sin duda. Ya todo giraba en torno a nuestros hijos pero ahora aún más.

No podemos olvidar que somos personas: vale llorar, vale estar triste y vale buscar tiempo para nosotros. La principal fuente de energía la tenemos que generar nosotros mismos. No dejemos de hacer cosas habituales y sencillas, sin complicaciones dentro de lo posible, manteniendo presente que padres felices equivale a hijos felices.

La falta de información que existe hace que este camino sea más difícil. Espero que podamos utilizar este blog para intercambiar información relevante, darnos una mano y sobre todo apoyarnos mutuamente. Lo más grande que podemos dejarle a nuestros hijos es un mundo sensibilizado, consciente e inclusivo.

Jenny.

Compartir:

Deja un comentario

shares