La inflexibilidad del TEA en un entorno VUCA

La inflexibilidad del TEA en un entorno VUCA

La inflexibilidad del TEA en un entorno VUCA

Para iniciar el post me gustaría explicar qué es el entorno VUCA: Es un acrónimo (siglas en inglés) que refleja un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo. Este concepto fue creado al final de la Guerra Fría y hoy en día se escucha todos los días en el mundo empresarial.

En resumidas cuentas, podemos decir que el mundo es un entorno VUCA, pues no sabemos lo que pueda pasar de un momento a otro. En el ámbito empresarial es indispensable que las compañías sepan desenvolverse en este tipo de entornos y si se quiere ser un directivo, sentirse cómodo en este tipo de entorno, más que un valor añadido es una necesidad. Los mejores managers son aquellos que manejan con comodidad la ambigüedad.

La inflexibilidad del TEA en un entorno VUCA

Sabemos que las personas dentro del espectro autista se sienten muy cómodas con la anticipación y la estructura en sus actividades, pero ¿Qué pasa si ocurre algo repentino que nos obliga a salir de esta manera estructurada? O nos encontramos con algo inesperado de manera repentina…

Hace varios días tuvimos la oportunidad de escuchar a Elsa Cortés, una reconocida escritora en España y activista de los derechos de las personas con TEA, quien por cierto fue diagnosticada con Síndrome de Asperger a los 16 años, sobre inflexibilidad en las personas con TEA en primera persona y algunas de sus recomendaciones.

Durante su ponencia salió un comentario muy interesante que me gustaría compartir con ustedes, una asistente compartió que a su hijo le gustaba mucho la estructura, y que ciertos días a cierta hora iban al mismo restaurante a pedir un zumo de naranja y unas galletas. Todo siempre va bien, pero hubo una ocasión en la que al llegar por sorpresa de todos, ¡No había galletas! Esto fue un escenario VUCA que generó una rotura en la estructura y como consecuencia probablemente una situación complicada.

En este momento ésta persona tuvo que salir del restaurante en búsqueda de otro que si tuviera lo que estaban buscando para tratar de recuperar dicha estructura. A este comentario, Elsa recomendó que a la próxima vez que ocurriera esta situación o algo similar, de alguna manera se dé a entender al niño que a veces situaciones VUCA pueden ocurrir y que si no hay galletas tomará solo Zumo o puede sustituir las galletas por cualquier otra cosa. Seguramente al niño no le haga mucha gracia pero entenderá que a veces las cosas pueden salirse de la estructura y no pasa nada.

Este solo es un ejemplo, pero que nos enseña que este tipo de acontecimientos pueden ayudarnos a enseñarles a nuestros hijos que a veces las cosas pueden salirse de lo estipulado y que el mundo no siempre es rígido sino flexible. Ya hemos hablado en post anteriores sobre cómo podemos hacerlo, por ejemplo con el uso de pictogramas.

Por supuesto que hacemos todo lo que esté en nuestras manos para evitar que nuestros niños sufran o pasen un mal rato, y la mayoría de las veces respetaremos la estructura pero pensar que somos capaces de controlar el mundo, además de llenarnos de mucha ansiedad, es simplemente imposible.

Siempre recomendaremos a los padres y madres que nos leen que pregunten a su terapeuta y a los expertos, nosotros simplemente compartimos nuestro punto de vista como padres, pero consideramos interesante este punto de vista, pues es la primera vez que nos lo planteamos. Al fin de cuentas, el mundo es un entorno cambiante y entre más flexibilidad tengan nuestros hijos hoy, mejor podrán enfrentarse a los ya mencionados entornos VUCA que los esperan en su vida mañana.

Al final, como padres y madres lo que más deseamos es que nuestros niños sean felices, ésta es solo una manera diferente de pensar que nos compartió Elsa, esperamos que les guste tanto como a nosotros.

Aprovechamos la ocasión para agradecer a Elsa una vez más por habernos permitido conocerla y por ayudarnos a abrir nuestra perspectiva al respecto de la inflexibilidad.

Ernesto.

Compartir:

Deja un comentario

shares