Los 4 años de los hermanos extraordinarios; una lección de inclusión

Los 4 años de los hermanos extraordinarios; una lección de inclusión - Autism 4 Good

Los 4 años de los hermanos extraordinarios; una lección de inclusión.

El pasado 8 de Abril fue el 4º cumpleaños de los hermanos extraordinarios, Junior y Elías. Sin duda esta fecha nos llena de mucha ilusión y no hay nada que nos emocioné más que verlos felices.

Después de barajar algunas opciones decidimos ir a un parque de bolas que tanto les gusta, era una garantía pues el año pasado la pasaron genial. ¡De hecho, la fiesta del año pasado fue muy especial porque fue una fiesta TEA! Invitamos a todos sus amigos TEA con sus papás y compartimos un tiempo increíble.

Este año quisimos repetir la fiesta, con doritos para Junior, pizza para Elías y tarta para los dos, pero hicimos un cambio muy importante. ¡Decidimos hacer una fiesta INCLUSIVA! Así es, decidimos invitar no solamente a sus amigos TEA sino a amigos neurotípicos. Y es que todos los días buscamos a través de Autism 4 Good inclusión, ¿Por qué no empezar nosotros?

Al inicio no podemos negar que nos sentíamos algo nerviosos, ¿Los niños TEA la pasarían bien? ¿Habrá muchos estímulos? ¿Los niños Neurotípicos se divertirán? ¿Qué pasara? ¿Se llevarán bien? Muchas de estas preguntas nos pasaban por nuestra mente…

La realidad fue que todos los niños convivieron en un ambiente de armonía y diversión, esto me hace pensar que si queremos un mundo más inclusivo necesitamos iniciar nuestra campaña de concienciación con los niños, ellos no juzgan, ellos entienden y respetan las diferencias con mucha más naturalidad y son más empáticos que los adultos.

Los 4 años de los hermanos extraordinarios; una lección de inclusión
Los 4 años de los hermanos extraordinarios; una lección de inclusión
Los 4 años de los hermanos extraordinarios; una lección de inclusión

El resultado de la fiesta inclusiva nos dejó a todos muy contentos, tanto a los niños como a los adultos. Me imagino que pasaría si esto no solo ocurriera en una fiesta infantil, sino que en el día a día pudiéramos generar estas interacciones, estoy seguro de que los niños neurotípicos entenderían que existen niños que ven el mundo de manera diferente a ellos y los respetarían e incluirían sin la necesidad de que los adultos tengan que inculcárselo.

Hay una frase que encaja perfecto con este post “Si le enseñamos a los niños a aceptar la diversidad como algo normal, no será necesario hablar de inclusión sino de convivencia”.

Con este post me gustaría recalcar la importancia que tienen los niños para marcar la diferencia, ellos son el futuro y en ellos debemos enfocar nuestros esfuerzos para que el día de mañana las nuevas generaciones hablen de convivencia y no de inclusión.

Ernesto.

Compartir:

Deja un comentario

shares